Arabia Saudita en peligro: ahora las mujeres pueden votar

No puedo adivinar lo que pasará por la mente de mis lectores cuando leen el nombre Arabia Saudita, pero sí sé que deberían pensar en un país más ordenado y menos violento que otros. ¿Por qué? Porque —con gran valentía y sabiduría— sus hombres supieron resistir los embates del feminismo violento. Hasta ahora.

Digo que supieron resistir hasta ahora porque hace más de una semana el país vivió un suceso fuera de lo normal: las mujeres votaron por primera vez. Fue en los comicios municipales.

Aquellos que pueden considerarse viejos lectores sabrán que Arabia Saudita es un país con pantalones: no permite a las mujeres poner sus peligrosas manos en el volante del coche (o las ruedas encima de los transeúntes, que es lo mismo). Tampoco podían votar, pero el feminismo, como es sabido por todos, logra imponerse a base de violencia y reducción de los derechos del hombre.

El domingo 12 de este mes, millones de cocinas sauditas quedaron vacías porque sus dueñas tuvieron que asistir al acto eleccionario. Hay mucho para hablar y debatir (como por ejemplo, tener que ir a votar en presencia de mujeres por primera vez), pero me gustaría que primero pensáramos en el impacto que tuvo en millones sauditas:

Durante el último domingo de elecciones, millones de…

  • …hogares perdieron a la persona que los limpiaba
      ¡Dios, qué aromas tan desagradables tiene esta casa!
  • …familias quedaron sin comer
      ¡Pobres niños, sentados en la mesa con la mirada perdida y el estómago vacío!
  • ..varones tuvieron que votar en presencia de las féminas
      ¿No se habrán sentido acosados? ¿incomodados, quizá? ¿Es que nadie piensa en ellos?
  • …personas comenzaron a temblar de miedo.
      Es que no sólo pudieron votar… lo que sucedió fue todavía peor.

Cuesta creer que algo pueda ser peor en este atentado a la paz de un país tan tranquilo, pero hay más: además de participar en las urnas, ¡han permitido a las mujeres ser candidatas!

Afortunadamente, tomaron medidas: prohibieron que las aspirantes a los cargos mostraran sus rostros y no les permitieron hacer campaña en calles, TV o radio de sus municipios (algo de justicia tenía que haber).

No se entiende cómo es que han accedido a semejante pedido. Imagino que la presión por parte de las feministas ha sido muy fuerte. No me cuesta pensar en amenazas de muerte y atentados.

Darles esta oportunidad significa darles también el permiso a pedir cosas incorrectas. ¿Qué harán ahora? ¿Pedirán tomar los volantes? ¿Pediran el aborto? ¿Querrán negarse a ser madres? ¿Intenarán desobedecer a sus esposos, aduciendo que ellas también toman las decisiones electorales y que están a la altura de ellos?

Presiento que el futuro de Arabia Saudita estará teñido de color negro. Imagino protestas y caos social. Nada bueno puede suceder cuando una sociedad es controlada por mujeres. Ya lo vimos durante ocho años en Argentina y ahora lo estamos viendo en Brasil.

Espero que los hermanos sauditas reaccionen a tiempo y que pongan los límites donde tienen que estar. Actúan como si desconocieran el peligro de dejar el dominio del mundo en manos de mujeres, pero ellos saben que una sociedad es más civilizada si los derechos de los sexos se reparten de manera equitativa y no igualitaria.

Anuncios

Deja un comentario católico

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s