Un día triste para la historia de Chile

Si hablamos de Chile, sin duda hablamos de uno de los países más católicos del mundo.
Si me pidieran dos ejemplos, primero me gustaría decirles que Chile tuvo el honor de ser gobernado por uno de los presidentes más católicos del mundo (fue amigo de un papa), y luego hablaría de la dureza de las manos de las autoridades chilenas a la hora de enfrentar las embestidas de la bestia cornuda que mora en el infierno.

Creo que entre mis lectores hay muchos jóvenes. Algunos hijos de amigos me hacen preguntas cuando no entienden algo. Para todos aquellos que no sepan de qué estaba hablando cuando finalicé el párrafo anterior, me gustaría que vieran este video:

¡Eso fue una magnífica patada al rostro de Satanás! ¡Eso es un país admirable que vela por la salud de sus ciudadanos!

Pero, lamentablemente, cosas como las expuestas anteriormente son un lejano recuerdo en ese país que está tan cerca de Dios (especialmente porque comparte la mayor parte de sus fronteras con el papaís). Los chilenos jóvenes no han tenido la experiencia de vivir en ese Chile de sus padres, en que todo era perfecto y el respeto al Señor primaba sobre todas las cosas. Y hoy, tristemente, los herejes, satanistas, científicos e izquierdistas están de fiesta.

Confío en mis lectores y me gustaría creer que siempre están leyendo las noticias internacionales. Si es así, entonces ya deben saber por qué digo que todo ese ejército de pecadores está de fiesta. Si no leen las noticias, tengo la obligación de darles una noticia muy mala: hoy asume nuevamente Michelle Bachelet.

Lágrimas latinoamericanas expresaron el dolor de millones de católicos durante el día de ayer, último día del gobierno del gran presidente Piñera. No se dejen engañar, amigos, no lo permitan: no es necesario ser chileno para sentir tristeza.

Los fieles lectores de este blog recordarán aquel domingo de elecciones presidenciales en que pedí que rezaran por la paz chilena. Pero los rezos no fueron suficientes y Bachelet ganó. Al día siguiente, recuerdo que publiqué un artículo para enumerar algunas de las calamidades que le esperan a Chile entre este año y el 2018.

En este día de tristeza, lamentos y llanto, me gustaría que rezaran mucho y que le pidieran a Dios paz para el pueblo chileno, y que también les dé a los chilenos mucha sabiduría para votar en 2018. Piñera debe volver.

Anuncios

Deja un comentario católico

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s