La dura crisis vaticana obliga al Papa a trabajar de payaso

Papa Francisco como payaso

No es mi intención ser reiterativo y cansar a mis lectores hablando siempre de lo mismo, pero estas situaciones tan adversas que está sufriendo la Santa Sede me obligan a hablar nuevamente acerca de este tema tan áspero. Espero que sepan comprender las razones. Los católicos no podemos ignorar las crisis de este tamaño.

Tras las últimas pérdidas millonarias que sufrió el Banco Vaticano, centenares de personas pudieron ver al Papa Francisco vestido de payaso en las calles de Roma.
Por ser un hecho (alguno dirá un espectáculo) tan singular, la prensa internacional se hizo eco de esta noticia, y los diarios de todo el mundo le dedicaron extensas páginas. Durante largas horas la radio y la TV no hablaron de otra cosa. Y la gente tampoco estuvo ajena a este extraordinario hecho.

Mario Garibaldi, un hombre que trabaja como sastre en Roma, afirmó haber visto al Sumo Pontífice «trabajando como un esclavo».
«Lo vi, era él y llevaba las típicas vestimentas papales. Tenía una nariz roja y una sonrisa casi tan grande como su cara», dice este hombre de 54 años que está feliz por tener un Papa tan humilde.

Emma Tenelli es artesana y se especializa en alfarería. Se asombró mucho cuando vio al Papa trabajando humildemente en la calle, como si fuera un trabajador más. Nos habla acerca de las escenas que vio:
«Esperó que la luz roja del semáforo detuviera el tránsito y cuando todos los coches pararon, él empezó a hacer malabares con tres biblias al mismo tiempo». La mujer destaca que al final de la actuación, «ninguna Biblia había caído al pavimento» y que «él rechazó varias de las limosnas que le ofrecieron los conductores».

La foto que encabeza este artículo muestra al Papa junto a una pareja de recién casados. Estas dos personas todavía no tienen un niño pequeño al cual divertir con un payaso, pero es tal la necesidad de la Iglesia que aceptaron el trabajo de Francisco y lo filmaron para que sea visto por sus hijos en el futuro.

«Todos quieren verlo y donar dinero»

La noticia del empobrecimiento del banco recorrió con fuerza las calles de Roma. Vecinos y turistas no hablan de otra cosa. Es el tema que predomina en casi todas las conversaciones actuales. Pero todos creen que si se unen y luchan con fuerza, este problema desaparecerá de las noticias y se convertirá en un simple recuerdo.
Miles de personas de toda Italia, ansiosas por ver y ayudar al Papa, se organizaron vía redes sociales para frenar frente a los semáforos por horas, con el fin de esperar al Papa y darle algunos centavos cuando pasara e hiciera su breve presentación de carácter circense.
Esta reunión causó mucho caos, cese de entrega de alimentos, vestimentas y correos, y también algunos problemas con las fuerzas de seguridad.
Así lo relata un policía de Roma: «Se apostaron frente a los semáforos y comenzaron a entonar avemarías, padrenuestros y distintas clases de cánticos religiosos. Tuvimos que desenfundar nuestras armas y porras, y al vernos con cosas en las manos creyeron que éramos ayudantes del Papa que íbamos a hacer una función previa a la del Sumo Pontífice, y comenzaron a aplaudir como idiotas, algo que nos molestó bastante y despertó nuestro enojo».
Este policía confiesa el método que usaron para disuadir a la muchedumbre allí presente: «Di la orden a mis compañeros de apuntar al cielo y disparar al aire una docena de veces, y después hicimos el haka en medio de la calle».

Horas de silencio vaticano

Cuando el Papa deja de ocupar su habitual trono, el Vaticano se sume en un mar de silencio incómodo, se torna un lugar aburrido, demasiado estático y casi de aspecto lúgubre. Todos los habitantes de la Santa Sede sienten el vacío que deja el Papa cuando se va. Aunque sea sólo por algunas horas. Y nuestro amigo el obispo Federico Tette tiene unas palabras para compartir con nosotros:
«Se nota que algo falta. Se nota en nuestras caras, portadoras de un gesto afligido y a veces también de algunas lágrimas. Las campanas no marcan cada comienzo de hora de la misma manera. Dan notas tristes, suenan como desganadas. Pero todo cambia cuando llega el Papa: hay obispos bailando, religiosas cocinando con mucha energía, y botellas de vino que se abren para compartir momentos de alegría».

Las críticas de los ateos

Estúpido, ridículo, tonto, mezquino, egoísta, mala persona. No son críticas ateas, son las palabras que yo usaría para describir a estos siervos del señor de las tinieblas. Si leen sus críticas, podrán comprender por qué hablo así de esas personas.
Uno de nuestros periodistas voluntarios viajó a Roma para hacer una pequeña encuesta en la calle. Cuenta que llegó y a los pocos minutos divisó un pequeño grupo de jóvenes vestidos de negro cuya ropa estaba estampada con imágenes sangrientas y nombres no menos aterradores como Metallica, Slipknot, Justin Bieber y Cannibal Corpse. Nuestro periodista creyó haber encontrado las personas que buscaba. Y no estaba equivocado.
Caminó unos metros y llegó hasta el tenebroso lugar: era una esquina cualquiera, pero llena de metaleros. Quizá acababan de despellejar un animal vivo para ofrecerlo en ritual satanista, quizá más tarde se reunirían en algún sombrío lugar para elevar sus plegarias a Lucifer. Sólo pensarlo provoca miedo. Y mucho.
El primer metalero consultado dijo «Debe ser un imitador, no puede ser posible que sea tan (calificativo censurado) este viejo tonto». El segundo fue muy duro: «Hasta la nariz se le sonroja de vergüenza por ser un encubridor de ladrones». Todos los allí presentes —excepto nuestro periodista— festejaron esos chistes. Otro ateo, evidentemente intoxicado por grandes cantidades de alcohol, sólo pudo decir «LOL».


La idea del Santo Padre es genial. Una idea brillante. Es tan buena esta idea que quiero pedirles a mis lectores que compren una nariz de payaso y salgan a la calle para conseguir dinero. La Iglesia lo necesita y ustedes pueden ser de mucha ayuda para el pobre Banco Vaticano. No podemos perder más tiempo, el Papa espera nuestra ayuda.

Recen por Francisco. Necesitamos dinero y rezos.

Anuncios

3 comentarios en “La dura crisis vaticana obliga al Papa a trabajar de payaso

  1. Hermano catolico, mi hija adolescente ya estaba al tanto de la precaria situación del vaticano, por eso despues del colegio catolico se viste con unas ropas ajustadas (pobrecita, la poca cantidad de tela que tiene su ropita me pone triste y a la vez me indigno por la situacion que nos hace pasar el asqueroso diablo), luego la pasan a buscar unos señores en un gran auto y ella me dice que son obispos y que van a un retiro espiritual a rezar mucho. a los 2 dias ella regresa toda cansada, un poco sucia y con las rodillas lastimadas y marcas en la cara y pesadas ojeras, yo no la quiero atosigar con preguntas porque YA SE que esta sucia porque todo buen cristiano solo se baña 1 vez al mes(el baño es pecado), las rodillas son porque se la pasa rezando, y las ojeras por leer la biblia a altas horas de la noche con la luz de una vela bendecida por el parroco del barrio.

    1. Qué hija tan abnegada y católica tienes, hermano Carlos. En estos tiempos modernos y llenos de lujuria hay pocas jóvenes que se quedan arrodilladas hasta la madrugada frente a la vela de un obispo. El mundo necesita más padres como tú.

  2. Porta el papel con gallardía y donaire. Le sale mejor que a Robin Williams en su película “Patch Adams”, iré más lejos: digamos que nuestro querido Papa Francisco es el Patch Adams católico, que viene a traer risas y rosarios a todos los moribundos de la tierra, en especial a los niños. En serio que este hombre cada vez me sorprende más con su humildad y su entrega al prójimo, se me derraman las lágrimas al ver la labor de nuestro Santo Padre el Papa Francisco.

Deja un comentario católico

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s