Consejos para viajar en avión

Pocos días después de haber publicado el artículo que habla del evidente e indiscutible satanismo presente en los trenes, muchos hermanos preocupados me enviaron sus correos para preguntar qué transporte debían utilizar.

Nueve días después de haber hablado del ferrocarril, una noticia proveniente de Chile puso nuevamente el tema del transporte en este blog. Otra vez los hermanos lectores se preguntaron qué debían hacer, porque ya casi no había opciones en el transporte.

Recuerdo que a muchos hermanos les recomendé caminar, como Jesús lo hizo sobre las aguas, sin importar que pasaran frío. También les recomendé comprar un coche y hacerlo bendecir por un cura.

Meses después, alguien me preguntó si los aviones también eran satánicos. Le dije que me reuniría con mi grupo de católicos expertos en detectar ataques del diablo y así lo hice. Luego de una semana de arduo trabajo, la respuesta llegó. Todos mis lectores quedan invitados a leer.

Antes de comenzar a explicar las razones que hacen del avión el mejor medio de transporte para viajar, quiero decirles a todos mis fieles lectores que este es el transporte que elige el mismísimo Papa. Este post podría terminar en este mismo párrafo, porque si el Papa lo usa es bueno, pero me gustaría exponer mis fuertes argumentos para dejar sin palabras a todos los herejes que intenten contradecir mis palabras.

Toma un crucifijo y comienza a leer con atención:

  • El avión vuela. Va al Cielo, donde está Dios. Volar es bueno porque te acercas al Señor. Por esa razón es que casi no hay aviones que sufren accidentes en el aire; la mayoría de los accidentes ocurren en el despegue o aterizaje, cuando se encuentran lejos de la protección divina.
  • Los controles aeroportuarios son tan exhaustivos que te aseguran que no viajarás con un terrorista que hará explotar el avión. Si ves que a tu lado se sienta un señor que tiene la barba muy larga, puedes estar seguro de que es un católico que tuvo que dejar crecer su barba porque prefirió ayudar a la Iglesia antes que comprar tijeras.
  • Antes de comenzar a volar, te pedirán que apagues tu celular. Tiempo después de la invención del móvil, se descubrió que algunos pasajeros intentaban llamar al diablo para que éste atacara al avión con el fin de provocar una precipitación desde varios kilómetros de altura. Los números que nos ofrece la historia me dan la razón: en 1850 no existían los móviles, y ese año no se registró ningún extraño suceso o accidente relacionado con los aviones.
  • Los papas eligen este medio para viajar porque son hombres que siempre quieren estar cerca del Señor.

El avión del Papa

Este avión, además de tener todas las características de seguridad de un avión moderno, también posee otras medidas de seguridad especialmente diseñadas por investigadores del Vaticano.

  • En él no puede viajar ninguna persona que no sea creyente y fanática del Papa. No se permite el ingreso de ateos, “músicos” de rock o metal ni personas de otras religiones.
  • Para sobrevivir en caso de ser atacado por el colarroja, este avión cuenta con un sofisticado sistema de válvulas de agua bendita. Si los sensores de temperatura del avión se activan por más de cinco minutos, significa que Satanás está ahí afuera intentando hacer algo. Para echarlo, el piloto activa la válvula, que con rapidez tira agua bendita contra el diablo. Luego aterriza de emergencia en algún país católico para reabastecer sus depósitos de agua bendita. Un sacerdote experto realiza la tarea de reabastecimiento al mismo tiempo que los tripulantes de la aeronave gritan insultos al diablo en latín.
    • El secreto de la efectividad de este sistema está en el diseño de las válvulas: parecen tubos pitot. El diablo se acerca con confianza a ellos, cree que podrá provocar un accidente, y cuando intenta clavar un cuerno en el orificio, es sorprendido por un violento tsunami de agua bendita. Una idea tan brillante sólo puede salir de la mente de un católico.
  • Durante el vuelo, sólo está permitido tomar vino de misa.
  • Los cinturones de seguridad tienen el diseño de un rosario.

El peligro siempre está presente

Parecen máquinas muy perfectas, es cierto, pero no debemos olvidar que al viajar en avión no estamos exentos de un ataque del mayor enemigo del Señor, que nos odia por ser Su perfecta creación.

Si no me crees, aquí tienes algunas evidencias de la presencia del diablo en el aire:

  • Cuando el avión despega, vas al Cielo, y el diablo te provoca dolor de oídos o una horrible sensación de sordera. Él quiere que no puedas escuchar las alabanzas al Señor.
  • Algunas aerolíneas reciben dinero de Satanás para que éste pueda provocar situaciones descontroladas durante el vuelo. Por ejemplo, en algunos aviones se puede tomar cerveza y, en otros, hacer cosas peores sin prohibición alguna.
  • Cuando el diablo se despierta de muy mal humor, envía pájaros suicidas para que sean tragados por los motores del avión que están preparados para tragar sólo aire. Aquí puedes buscar algunos videos.
  • Cuando aterriza, Satanás intenta arrancar las alas. Es así como lees, hermano. En el momento del aterrizaje, el diablo invoca toda la fuerza de su oscuro poder para despojar al avión de sus alas. Y por esa razón es que las alas cuentan con unos adminículos que se despliegan para hacerle creer al demonio que el avión se está desarmando. Esto también es un invento de investigadores católicos del Vaticano
  • Si hay un incendio de un edificio o de un bosque, es muy probable que el diablo le dé forma de pene a las columnas de humo, para ofender a Dios y a los pasajeros del avión.

Los consejos

Después de leer acerca de todas las maneras de atacar que el diablo tiene preparadas, es evidente que necesitamos consejos católicos para poder volar con tranquilidad.

  • Cuando el avión esté tomando velocidad para despegar, comienza a gritar ¡¡SATANÁÁÁÁSSS!! ¡¡NO ME ATACARÁÁÁSS!! para denunciar la presencia del diablo con esa voz de macho católico que Dios te dio. Debes gritar para que otros pasajeros con oídos tapados te puedan escuchar claramente.
  • No mires por la ventanilla durante el despegue. Quizá veas carteles que dicen “Apron”. Es un mensaje subliminal satánico para hacerte adicto al pron. Son carteles que Satanás clava por la noche, cuando todos duermen.
  • Si una hembra te ofrece cerveza, licor u otra bebida del infierno, debes pararte y gritar con valentía: ¡¡FUERA DE AQUÍ, HEMBRA PERVERSA!! ¡¡ME QUIERES EMBORRACHAR PARA VIOLARME CUANDO ESTÉ DURMIENDO!! ¡¡NO CAERÉ EN TU TRAMPA, NO CAERÉ!!
  • A la hora de dormir, no olvides reclinar tu asiento hasta el límite. A veces, algunos pasajeros aprovechan el momento en que todos duermen para sacar sus netbooks y mirar pornografía. Si lo aplastas con tu asiento, estarás evitando una situación asquerosa y desagradable.
  • Nunca cierres la ventanilla. Si la cierras, el diablo podrá pasearse por ahí afuera y no podrás verlo para avisarle a otro pasajero.
  • Duerme con el cinturón ajustado. No arriesgues tu vida. A veces Satanás sopla tan fuerte los cielos que provoca turbulencias que agitan el avión. Si la turbulencia es muy violenta, puedes salir despedido de tu lugar. El único que puede viajar parado sin sufrir daños en una turbulencia es el Papa.
  • Si es la primera vez que vuelas y crees que no podrás estar tranquilo, no te preocupes. Dios te protege. Reza con otros pasajeros, lee pasajes bíblicos a toda velocidad con voz de macho o tómate unas botellas de vino de misa en el aeropuerto. Si haces esto último, elige con cuidado el avión, puedes abordar uno de otra aerolínea.
  • Minutos antes de aterrizar, cuando comiences a sentir una sensación de sordera o dolor de oídos o que caes como si viajaras al infierno, pídele a los pasajeros que comiencen a gritar insultos al diablo mientras todos aplauden enérgicamente. Puedes gritar ¡¡Fuera Satanás!! ¡¡No nos derribarás!! ¡¡No nos caeremos!! ¡¡Al infierno no viajaremos!! ¡¡Luego del aterrizaje, hasta la catedral iremos de rodillas en peregrinaje!!
  • Cuando estés en tierra y no haya peligro, puedes pedirle a tu compañero de viaje que te azote con un cinturión.

Ojalá estos consejos te ayuden. Es difícil encontrar información de calidad para viajar con seguridad, porque todos los grandes medios de comunicación juegan para el diablo y no quieren publicar estas cosas tan importantes.

Si vas a viajar, relee este artículo. Sería una buena idea imprimir muchas copias de este artículo para que los pasajeros del avión lean antes de despegar y sepan cómo defenderse en caso de ataque satánico.

¡¡FUERA SATANÁS, NO QUEREMOS TU PRESENCIA EN EL AIRE!! ¡¡JAMÁS CAERÁ EL AVIÓN DE UN PAPA!! ¡¡LOS CATÓLICOS SIEMPRE ESTAREMOS REZANDO PARA QUE TUS ATAQUES SEAN INÚTILES!! ¡¡DIOS NOS PROTEGE EN EL CIELO!!

Anuncios

10 comentarios en “Consejos para viajar en avión

    1. Pero si, por ejemplo, necesitas ir a Roma en avión, puedes hablar con el sacerdote más cercano a tu domicilio para decirle que no podrás donar tanto dinero como antes, y que le darás personalmente unas monedas al Papa. No te preocupes, en casos especiales estarás perdonado.

    1. Eso está prohibido y ofende al Señor. Y puede provocar la caída del avión.

    1. Esta persona está dañada más allá de nuestras influencias buenas. Pecador, por favor comparte tu dirección para que un grupo de machos católicos te visite para ponerte en tu lugar.

    2. jajajajajajajjajaaj!!!… al menos me han hecho reír en una tarde de aburrimiento jajajajajajaja, y al parecer en 1850 ya existían aviones jajajajajaja.. jajajajajjajajajaja…

  1. En algún lugar he visto fotos del papa viajando en TREN! hermano dime que eso es mentira que es solo un invento de pervertidos! Estoy más que desesperado por eso…

Deja un comentario católico

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s