Papa Francisco: «Benedicto XVI se me dormía en el hombro»

Nuestro Santo Padre habló por primera vez acerca de lo sucedido el domingo en el estadio Maracaná, en Brasil. Gracias a Dios, no se olvidó de hablar también sobre lo que sucedía tras las puertas vaticanas en los momentos más duros del partido.

Francisco confiesa haberse sorprendido cuando Argentina ganó el partido de semifinales. «No me esperaba esto» —dice con sorpresa Su Santidad— «yo pensaba que Argentina iba a llegar a casa bastante rápido. No entiendo cómo con esa calidad de juego lograron ganar tantos partidos». Criticó duramente a su país: «Si los cirujanos cardíacos operaran con el mismo entusiasmo que tienen estos jugadores, todas las operaciones serían un fracaso».

Su amigo Ratzinger, el ahora emérito papa Benedicto XVI, miró el partido con él mientras compartían duros momentos de rezos veloces con oraciones en voz alta. Pero llegó un momento (hacia el final del segundo tiempo) en que algo cambió. Una voz que momentos antes había comenzado a debilitarse, finalmente se apagó.

Su amigo Benedicto se había dormido. Sus cansadas manos dejaron caer el pesado rosario al piso y la sabia cabeza del expapa chocó lentamente contra un hombro del Papa.

«Uh, qué le habrá pasado a este», exclamó Francisco. Entendió todo cuando oyó un repetitivo sonido que describió como «parecía el de la Harley que subasté hace poco»: Benedicto XVI estaba cansado y se había dormido.

Inmediatamente comprendió que el aburrimiento le había ganado a su casi hermano del Vaticano. Le di un suave codazo y le dije «Dale che, hay que seguir rezando. Te dormiste como en el tren. No te pierdas lo mejor, parece que vamos a necesitar el alargue».

Confundido, Benedicto XVI fue hasta el depósito de herramientas del Vaticano y trajo entre sus manos un largo cable con un enchufe común en un extremo y con otro de múltiples tomas en el otro. No pudo comprender por qué su principal profesor de español se reía tanto.

Benedicto tomó el rosario nuevamente y se puso a rezar con los ojos cerrados. Su rezo disminuyó la velocidad y apareció de nuevo la Harley.

Francisco le dio otro codazo y le dijo, «Vamos, no te duermas de nuevo, tenés que rezar por tu país. Andá a buscar un chegusán de mila napolitana a la cocina. El tercer tiempo está por comenzar».

Benedicto trajo una bandeja con la comida. La cocinera, además de la milanesa, había hecho la imagen de un crucifijo con papas fritas en otro plato.

Pero nada pudo detener el sueño del señor Ratzinger. Volvió a caer en el hombro de su amigo Francisco, que no podía dejar de rezar.

Gracias a Dios (y a los rezos del Papa que no durmió), Argentina perdió. Apenas finalizó el partido, un guardia suizo apareció con una botella de vino de misa y una porción de pizza. Reía fuertemente y festejaba porque Argentina, que antes había echado del mundial a su país, acababa de perder la copa del mundo.

En su cuenta de Twitter, Francisco agradeció a todos aquellos que rezaron para que esto sucediera. Si ganaba Argentina, el Papa se tenía que preparar para lo peor. Imaginémoslo por un momento: todos los diarios del mundo enfocearían sus rflectores en las figuras argentinas. La prensa de todo el mundo le hubiera adjudicado la victoria a un ángel enviado por Dios (Di María) y dirían que Messi es el Messías que salvó al país del Papa.

Pero el Señor fue generoso y no quiso que nada malo le pasara a Su Santidad. Es por eso que Argentina sufrió un gol en los últimos momentos.

No lloren, argentinos. Argentina tiene algo mucho más importante que una copa, algo que no se puede jugar, y algo que todos los brasileños querrían tener: un papa.

El papa Francisco es un regalo de Dios y es argentino. Todos los argentinos deberían estar orgullosos de Su Santidad. Olviden el fútbol, no es tan importante.

¡¡GRACIAS DIOS POR HABER SALVADO AL PAPAÍS Y AL PAPA!!

Publicado en El Papa | Deja un comentario

Argentina juega la final y debemos rezar con fuerza

No es necesario decirlo: hoy se juega la final del mundial. El último partido de esta copa del mundo.

Tampoco es necesario decir que, gracias a un ágil movimiento de manos, el diablo logró colocar a dos países que no deberían enfrentarse ni en el fútbol: Alemania y Argentina.

El diablo, muy astuto él, primero movió todo lo que había que mover para que Argentina jugara contra Suiza. Esta fue una clara señal de lo que vendría después.

No hay mucho que decir, hermanos. Antes de cada partido del papaís les pedí que rezaran para que Argentina perdiera, y estoy seguro de que lo hicieron, pero no dio resultado. Argentina ha llegado a la final sin ninguna derrota, y caminando a un paso muy seguro.

Quizá el papaís pierda. Pero no es algo seguro. Además, ya no tiene tanto sentido: si no es campeón del mundo, estará en el segundo puesto. Recordemos que gracias a nuestros rezos, en el mundial pasado fue el número cinco.

Pero esto es lamentable. Hoy Francisco estará rezando para que Alemania gane, y se sentirá culpable por desearle esto a su amigo Benedicto XVI; éste, al mismo tiempo, estará rezando para que su país pierda, y que así gane Argentina, pero se sentirá culpable por desearlo.

El diablo creía que con esto podría llevar a un enfrentamiento entre papas, pero el maldito se equivocó. Nada de eso ocurrirá. Nuestros dos papas están muy unidos gracias a su amor fraternal y nada los separará.

Antes de que comience el partido, debemos rezar, arrodillarnos sobre maíz, azotarnos con disciplinas sumergidas en agua bendita, y no debemos olvidarnos de gritar bien fuerte…

¡¡MALDITO DIABLO!! ¡¡DEJA DE METERTE CON NUESTROS PAPAS!! ¡¡VADE RETRO SATANA, NO CONTAMINES NUESTRAS ALMAS!! ¡¡NO IMPORTA QUIÉN GANE HOY, EL ÚNICO EQUIPO INVENCIBLE ES EL DE FRANCISCO Y BENEDICTO XVI!! ¡¡DISFRUTA DE TU SUCIO MUNDIAL AMAÑADO POR TI MISMO, ASQUEROSO BICHO CON CUERNOS ROJOS Y COLA LARGA!! ¡¡NO METAS MÁS TUS GARRAS EN EL VATICANO!!

Publicado en El Papa, Herejes y herejías | 2 comentarios

Alemania vs. Argentina, la final que preocupa a dos papas

Apenas comenzó este mundial, dije que el diablo tendría una sorpresa para presentarnos en los últimos tramos de este acontecimiento deportivo. Y no me equivocaba.

Tras el lamentable resultado de ayer, el papaís dio un paso hacia la final y deberá jugar contra Alemania, el país del emérito papa Benedicto XVI.

Queda demostrado que el diablo movió sus sucios dedos para que estos dos equipos provoquen un enfrentamiento entre papas.

El domingo será un día muy duro en el Vaticano. El papa Francisco estará rezando para que su país no gane, y se sentirá culpable por desear que gane el equipo de su amigo, su casi hermano Ratzinger. Benedicto XVI vivirá la misma situación y las mismas emociones.

Será un día difícil para ambos papas, pero estoy seguro de que lo superarán con amor fraternal, rezos y amistad, tres cosas que están muy presentes en dos papas que viven en el mismo lugar.

¡¡VIVA EL PAPA FRANCISCO Y EL EMÉRITO BENEDICTO XVI!! ¡¡ELLOS SON COMO HERMANOS Y NADIE PUEDE HACER NADA PARA SEMBRAR EL ODIO Y LA ENEMISTAD EN SUS CORAZONES!! ¡¡NADA PODRÁS HACER PARA GENERAR ODIO, DIVISIÓN Y RECONCOR EN EL VATICANO, MALDITO DIABLO!!

Publicado en El Papa | 1 comentario

Que este sea el último partido del papaís

Resulta difícil que el país del Papa todavía esté en el mundial. Es uno de los mejores cuatro equipos del mundial, y existe el peligro de que llegue a la final y sea el mejor del mundo.

Sería realmente muy triste que eso sucediera. Y es triste que el libro de la historia del fútbol albergue en sus páginas tantos logros argentinos.

Dios ha puesto a Holanda en el camino de Argentina, y no es casualidad. Este equipo europeo fue el que dejó afuera a España y también a México. Es como un enviado de Dios para que elimine a los más católicos. Estoy seguro de que hará lo mismo con el papaís.

Pero no debemos olvidar —y esto es algo que me tranquiliza— que reina consorte de los holandeses es la argentina Máxima Zorreguieta. Estoy seguro de que el equipo de los Países Bajos hará todo lo posible para darle un buen resultado a su reina.

Y también estoy seguro de que mis fieles lectores volverán a rezar con fuerza para que el papaís pierda.

Publicado en Herejes y herejías | 5 comentarios