Recemos por el Papa en este momento tan difícil para él

Hoy, bien temprano, luego de haber rezado de rodillas, encendí mi radio y preparé mi desayuno. Cuando estaba cortando el pan, escuché una noticia que me dejó sin ganas de comenzar a desayunar con alegría: tres familiares del Papa habían muerto en un accidente ocurrido en una autopista argentina.

La familia Bergoglio viajaba en su Chevrolet Spin cuando, por causas que aún se desconocen, el coche embistió por detrás a un semirremolque cargado con maíz y quedó incrustado y prendido fuego debajo de las ruedas de éste. El hecho ocurrió en la madrugada de este martes en la localidad de James Craik, a más de cien kilómetros de la capital cordobesa.

De las cuatro personas que viajaban, sólo hay un sobreviviente: es Emanuel Horacio Bergoglio (hijo de Alberto Bergoglio, un hermano del Papa que falleció en 2010). Él viajaba con su esposa, también de 38 años, y sus dos hijos, de 8 meses y 2 años.

El sexagenario conductor del Ford Cargo no sufrió lesiones. Este buen hombre, católico seguramente, frenó su camión, socorrió a la familia con su extintor y pidió ayuda a otros conductores cuando el contenido de su extintor se acabó (en Argentina, la ley obliga a los conductores a llevar un extintor en cada vehículo).

En este momento sólo puedo sentir un gran dolor por la triste muerte de estos familiares de una persona que nos ha regalado tantas sonrisas y momentos alegría y reflexión. Estoy seguro de que todos mis lectores compartirán mi aflicción por esta noticia tan terrible.

Además de esta tristeza que todos sentimos, me gustaría desearle a Emanuel una rápida recuperación (continúa en el hospital en grave estado desde que ingresó con fracturas expuestas y lesiones en el hígado) y también mucha fuerza para poder afrontar esta nueva etapa de su vida, que ya no podrá volver a ser la misma.

Para nuestro Papa, los mismos deseos. No debe ser fácil estar cerca de los 80 años, ser Papa, recibir una noticia como esta y tener que seguir viviendo con la energía de siempre.

Pueden expresar lo que sienten, hermanos lectores.

Publicado en El Papa | Deja un comentario

Cómo ganar un viaje al infierno – XIX

Parece que hubiera pasado un año desde que se jugó el último partido del mundial. Para la mayoría de los países, la emoción futbolera y la ilusión de llegar a lo más alto hasta alcanzar la valiosa copa fueron cosas que duraron muy poco. Sólo el país del emérito Benedicto XVI y el papaís pudieron llegar a la preciada final, y se declararon ganadores en una batalla que disputaron más de trinta naciones de todos los continentes.

No perdamos de vista la palabra clave: papaís. Todos conocemos la triste noticia del subcampeonato. Rezamos muchísimo para que no sucediera, pero nada pudo detener a ese equipo de jugadores liderados por Messi, un pecador que se cree el Messías y quiere todas las cámaras y reflectores, dos cosas que deberían ser únicamente para el Papa.

Cada vez que Argentina jugaba, el gobierno transmitía el partido en directo a través de la Televisión Pública. Además del partido, los fanáticos pudieron apreciar un corto video de propaganda política de muy mala calidad. Para más inri, era protagonizada por un afable y tierno abuelo que resultó ser un actor… me sonrojo y lo digo sin pausa: un actor porno.

Cuando la noticia recorrió los medios, las calles argentinas y sus colectivos y sus trenes se llenaron de personas que, con gestos de incredulidad en sus rostros, leían los diarios y proferían improperios al descubrir el inmoral espectáculo al cual habían sido sometidos. No era para menos.

El video fue retirado tanto de la TV como del canal de YouTube propiedad de la Casa Rosada. Muchos sospechan que los jugadores de la selección escribieron una carta al gobierno para comunicarle que no se sentían cómodos al sentir el apoyo del abuelo. Hay algunos que creen que los argentinos se dejaron ganar en la final sólo para evitar que Quique fuera a recibirlos “de manera muy alegre” a Ezeiza.

Las pruebas

Hace años, el abuelo Quique participó como protagonista de una película llamada «Teatro Genital». Al leer ese título, cualquiera podría comprender que no se trata precisamente de una película acerca de una obra teatral católica.

No quería hacer esto, pero debo hacer todo lo posible para que la cantidad de cosas insólitas que cuento aquí sean creíbles. Si hay niños cerca de la PC, no continúen leyendo.

Es una imagen muy fuerte, extraída de la asquerosa cinta pornográfica. Antes de ver estos fotogramas, es necesario que recen un Padrenuestro con azotes y un trago de agua bendita.

Era un actor porno

No hay de qué sorprenderse, hermanos. Argentina tiene una larga historia de casi un siglo de películas repletas de imágenes y escenas desprovistas de todo buen gusto y apego a la moral católica. Los lectores antiguos de mi blog seguramente recordarán los artículos que publiqué para mostrar lo peor del cine argentino (un trabajo de investigación muy arduo, sin dudas, ya que todas sus películas son una peor que la otra).

Quizá este simpático abuelo haya sido especialmente elegido para dar un mensaje subliminal al pueblo por parte del gobierno. Es algo que nunca se sabrá.

Lo que sí sabemos es que gracias a Dios el abuelo no salió a festejar por las calles del barrio con su vuvuzela en la mano.

Publicado en Herejes y herejías | 1 comentario

Papa Francisco: «Benedicto XVI se me dormía en el hombro»

Nuestro Santo Padre habló por primera vez acerca de lo sucedido el domingo en el estadio Maracaná, en Brasil. Gracias a Dios, no se olvidó de hablar también sobre lo que sucedía tras las puertas vaticanas en los momentos más duros del partido.

Francisco confiesa haberse sorprendido cuando Argentina ganó el partido de semifinales. «No me esperaba esto» —dice con sorpresa Su Santidad— «yo pensaba que Argentina iba a llegar a casa bastante rápido. No entiendo cómo con esa calidad de juego lograron ganar tantos partidos». Criticó duramente a su país: «Si los cirujanos cardíacos operaran con el mismo entusiasmo que tienen estos jugadores, todas las operaciones serían un fracaso».

Su amigo Ratzinger, el ahora emérito papa Benedicto XVI, miró el partido con él mientras compartían duros momentos de rezos veloces con oraciones en voz alta. Pero llegó un momento (hacia el final del segundo tiempo) en que algo cambió. Una voz que momentos antes había comenzado a debilitarse, finalmente se apagó.

Su amigo Benedicto se había dormido. Sus cansadas manos dejaron caer el pesado rosario al piso y la sabia cabeza del expapa chocó lentamente contra un hombro del Papa.

«Uh, qué le habrá pasado a este», exclamó Francisco. Entendió todo cuando oyó un repetitivo sonido que describió como «parecía el de la Harley que subasté hace poco»: Benedicto XVI estaba cansado y se había dormido.

Inmediatamente comprendió que el aburrimiento le había ganado a su casi hermano del Vaticano. Le di un suave codazo y le dije «Dale che, hay que seguir rezando. Te dormiste como en el tren. No te pierdas lo mejor, parece que vamos a necesitar el alargue».

Confundido, Benedicto XVI fue hasta el depósito de herramientas del Vaticano y trajo entre sus manos un largo cable con un enchufe común en un extremo y con otro de múltiples tomas en el otro. No pudo comprender por qué su principal profesor de español se reía tanto.

Benedicto tomó el rosario nuevamente y se puso a rezar con los ojos cerrados. Su rezo disminuyó la velocidad y apareció de nuevo la Harley.

Francisco le dio otro codazo y le dijo, «Vamos, no te duermas de nuevo, tenés que rezar por tu país. Andá a buscar un chegusán de mila napolitana a la cocina. El tercer tiempo está por comenzar».

Benedicto trajo una bandeja con la comida. La cocinera, además de la milanesa, había hecho la imagen de un crucifijo con papas fritas en otro plato.

Pero nada pudo detener el sueño del señor Ratzinger. Volvió a caer en el hombro de su amigo Francisco, que no podía dejar de rezar.

Gracias a Dios (y a los rezos del Papa que no durmió), Argentina perdió. Apenas finalizó el partido, un guardia suizo apareció con una botella de vino de misa y una porción de pizza. Reía fuertemente y festejaba porque Argentina, que antes había echado del mundial a su país, acababa de perder la copa del mundo.

En su cuenta de Twitter, Francisco agradeció a todos aquellos que rezaron para que esto sucediera. Si ganaba Argentina, el Papa se tenía que preparar para lo peor. Imaginémoslo por un momento: todos los diarios del mundo enfocearían sus rflectores en las figuras argentinas. La prensa de todo el mundo le hubiera adjudicado la victoria a un ángel enviado por Dios (Di María) y dirían que Messi es el Messías que salvó al país del Papa.

Pero el Señor fue generoso y no quiso que nada malo le pasara a Su Santidad. Es por eso que Argentina sufrió un gol en los últimos momentos.

No lloren, argentinos. Argentina tiene algo mucho más importante que una copa, algo que no se puede jugar, y algo que todos los brasileños querrían tener: un papa.

El papa Francisco es un regalo de Dios y es argentino. Todos los argentinos deberían estar orgullosos de Su Santidad. Olviden el fútbol, no es tan importante.

¡¡GRACIAS DIOS POR HABER SALVADO AL PAPAÍS Y AL PAPA!!

Publicado en El Papa | Deja un comentario

Argentina juega la final y debemos rezar con fuerza

No es necesario decirlo: hoy se juega la final del mundial. El último partido de esta copa del mundo.

Tampoco es necesario decir que, gracias a un ágil movimiento de manos, el diablo logró colocar a dos países que no deberían enfrentarse ni en el fútbol: Alemania y Argentina.

El diablo, muy astuto él, primero movió todo lo que había que mover para que Argentina jugara contra Suiza. Esta fue una clara señal de lo que vendría después.

No hay mucho que decir, hermanos. Antes de cada partido del papaís les pedí que rezaran para que Argentina perdiera, y estoy seguro de que lo hicieron, pero no dio resultado. Argentina ha llegado a la final sin ninguna derrota, y caminando a un paso muy seguro.

Quizá el papaís pierda. Pero no es algo seguro. Además, ya no tiene tanto sentido: si no es campeón del mundo, estará en el segundo puesto. Recordemos que gracias a nuestros rezos, en el mundial pasado fue el número cinco.

Pero esto es lamentable. Hoy Francisco estará rezando para que Alemania gane, y se sentirá culpable por desearle esto a su amigo Benedicto XVI; éste, al mismo tiempo, estará rezando para que su país pierda, y que así gane Argentina, pero se sentirá culpable por desearlo.

El diablo creía que con esto podría llevar a un enfrentamiento entre papas, pero el maldito se equivocó. Nada de eso ocurrirá. Nuestros dos papas están muy unidos gracias a su amor fraternal y nada los separará.

Antes de que comience el partido, debemos rezar, arrodillarnos sobre maíz, azotarnos con disciplinas sumergidas en agua bendita, y no debemos olvidarnos de gritar bien fuerte…

¡¡MALDITO DIABLO!! ¡¡DEJA DE METERTE CON NUESTROS PAPAS!! ¡¡VADE RETRO SATANA, NO CONTAMINES NUESTRAS ALMAS!! ¡¡NO IMPORTA QUIÉN GANE HOY, EL ÚNICO EQUIPO INVENCIBLE ES EL DE FRANCISCO Y BENEDICTO XVI!! ¡¡DISFRUTA DE TU SUCIO MUNDIAL AMAÑADO POR TI MISMO, ASQUEROSO BICHO CON CUERNOS ROJOS Y COLA LARGA!! ¡¡NO METAS MÁS TUS GARRAS EN EL VATICANO!!

Publicado en El Papa, Herejes y herejías | 2 comentarios