Francisco cumple 78 años y quiere festejar con alegría

Este es el segundo cumpleaños que Francisco festeja en el Vaticano. Tal como lo hizo el pasado 17 de diciembre, en este día celebrará una gran fiesta con alegría, alabanzas a Dios y, por qué no, algunas cajas de vino importado.

Los cardenales pasaron el último mes trabajando para convertir la Santa Sede en un cómodo salón de fiestas. Lo primero que hicieron fue adornar las paredes con flores, racimos de uvas y coronas de espinas.

Otros adornos incluyen ramas de olivo, gigantografías de Juan Pablo II y de la Madre Teresa, además de enormes carteles con citas bíblicas o crucifijos en los cuales Cristo sostiene un paquete de regalo en una de sus manos.

El Papa está emocionado

Al ser consultado sobre su cumpleaños y los preparativos de la celebración, el Papa dijo sentirse muy agradecido y halagado. «Esta gente me quiere mucho, son mis fieles hermanos y hacen todo lo que pueden para verme feliz», comentó sin dejar de sonreír en ningún momento.

También habló de la comida: «El obispo Federico Tette ya está poniendo el asado en la parrilla. Hoy empezó a trabajar desde muy temprano. Lo primero que hizo fue afilar el verijero que siempre lleva debajo de la sotana».

Un día de bromas divertidas

Un buen festejo tiene abundante comida y grandes cantidades de bebida, pero también alegría. Y el Santo Padre desde hoy está disfrutando con el entusiasmo de un niño. Nos habla también de eso:

Muy temprano llegó el camión del frigorífico y Tette me pidió permiso para recibirlo y bajar la carne. Le dije que prefería ir yo. Llamé a unos guardias suizos y les hablé de mi broma. Cuando abrimos la caja del camión, colgamos un disfraz de diablo con cuernos iflables de uno de los ganchos.

Asiendo nuestros gigantescos cuchillos nos diriginos al camionero y a su ayudante, y les preguntamos por qué intentaban ingresar un disfraz satánico a un lugar sagrado como la Santa Sede. También les pedimos que dijeran la verdad sobre la muerte de las vacas, porque no queríamos comer animales que habían sido sacrificados en oscuros rituales.

Comenzaron a llorar y a implorar perdón de rodillas, jurando una y otra vez que eran inocentes y demasiado jóvenes para morir; que algún empleado de la empresa lo habría puesto sin que ellos supieran, que blah blah blah… Un guardia suizo les explicó que atentar contra la seguridad de la Santa Sede es un pecado cuya pena para quien lo comete es la hoguera.

Me dio tanta lástima verlos así que le dije «Era una broma, flaco, están los dos invitados al asado».

Pobres, no sabían que nosotros le habíamos plantado el disfraz.

Como buen argentino que es, Francisco eligió el asado para hacer su segunda broma. Según sus propias palabras:

Me acerqué a Tette cuando estaba prendiendo el fuego. Mientras le preguntaba si los choris alcanzaban para todos o si tenía que pedir más, saqué un buen petardo y lo tiré sobre la leña. Qué ruido, Dios mío… me dejó medio sordo de un oído por un rato. Todos los obispos hicieron sotana a tierra y se pusieron a insultar a los talibanes. Pensaron que se trataba de un atentado. Los pibes del frigorífico empezaron a implorar perdón nuevamente.

El reconocido teólogo  Tomás T. Hurbado es uno de los invitados a la fiesta. Él recibió la orden de ir por el vino. Eran 15 cajas de 6 botellas cada una, y 8 damajuanas. Esto sería un pedido normal, si no fuera por el vehículo que el Papa le entregó a su amigo: era un Renault Fuego medio tuneado y con motor preparado para correr.

Tomás miró incrédulo y dijo «Pensé que me ibas a dar una camioneta, o el papamóvil». Francisco le explicó que la camioneta fue subastada y que el papamóvil es muy inseguro. Tette recuerda las palabras de su amigo: «Me dijo que el papamóvil no pasaba la VTV ni aunque Dios mismo bajara del Cielo. Me preguntó si alguna vez vi un papamóvil con las luces encendidas y a más de 20 km/h. Confesó que el estado de las pastillas de freno traseras y los discos delanteros no era el mejor. Además, es un vehículo poco económico». Lo último que escuché fue «Te vas a gastar la guita en combustible y vas a tener que volver en colectivo o pedirle a los turistas que te empujen, así que mejor agarrá la Fuego y metele pa’ delante nomás. Y no rompás nada porque agua no vamos a tomar».

Francisco vivió el momento con alegría de joven bromista, y así lo cuenta: «Me dio mucha risa la cara de Hurbado. Pobre, actuó obligado. Se notaba que lo hacía para complacer a un amigo. Lo más gracioso fue cuando encendió el motor y se fue. Mis mecánicos saben lo que hacen. Tomás chocó enseguida, pobre, demasiada velocidad para alguien acostumbrado a manejar un viejo Fiat gasolero que lo único que hace bien es echar a los mosquitos».

Tú también debes festejar

El Papa es la persona más importante del mundo, y los festejos por su cumpleaños no deben quedar dentro de las fronteras vaticanas. Tú y tus amigos también deben festejar. Lo primero que pueden hacer es ir a comprar vino; luego, con varias botellas en mano, ir a la iglesia más cercana caminando de rodillas y comenzar a cantar con alegría. El festejo será hasta la mañana del día siguiente, cuando el dolor y los efectos de la bebida se sientan en todo el cuerpo.

Me gustaría escuchar esos gritos de alegría por el cumpleaños papal, hermanos. Dejen sus comentarios.

Publicado en El Papa | 1 comentario

Ahora sólo podrá ayudarnos Dios

Dios es, para cualquier católico, todo. Cuando digo todo, es todo. Es la creación del Universo y el fin del mismo; es el principio de la vida y las razones por las que alguien muere; es la felicidad del amor familiar y el bienestar de los hijos; es un padre besando a su pequeño niño que ha sido bautizado; es el escandaloso ruido de la suspensión trasera de un coche que en su interior alberga a dos jóvenes recién casados que están perdiendo algo por propia voluntad y al mismo tiempo están buscando otra cosa; es la música que se disfruta cuando los pájaros cantan y desde lejos suenan las campanas de una iglesia.

Y, naturalemente, es también quien puede defendernos y ayudarnos ante las más temibles tempestades que la vida nos ofrece a modo de prueba.

Lamentablemente, durante muchos años, la TV latinoamericana transmitió un mensaje que llegó a muchos hogares con niños pequeños. Estoy seguro de que mis lectores recordarán esa porquería de personaje llamado «El Chapulín Colorado».

El mensaje subrepticio llevaba el pensamiento de la gente hacia un solo lugar. Segundos antes de que apareciera el Chapulín, alguien se preguntaba “¿Y ahora quién podrá defenderme/ayudarme?” y, acto seguido, aparecía el colorado ¿superhéroe? gritando “¡¡Yo!!” muy enérgicamente.

No necesitaría escribir estas líneas si la totalidad de mis visitas fueran de católicos estudiosos de la Biblia y conocedores de la Palabra de Dios, pero sé que me visitan muchas personas que se están recuperando en programas especiales como, por ejemplo, los que ofrece Ateos Anónimos.

La secuencia de imágenes en las escenas del Chapulín y su vestimenta no dejan lugar para dudas. Antes dije que había un mensaje que dirigía el pensamiento hacia un único lugar, y lo hace de manera supuestamente lógica.

Alguien necesita ayuda, y se pregunta quién podrá defenderlo o ayudarlo. Aparece como por arte de magia un extraño ser vestido totalmente de rojo que tiene dos antenas. ¿Qué significa esto? Que las personas, ante un problema, deben solicitar la ayuda de un señor de rojo.

¿Alguna duda? ¿Debo explicarlo mejor? ¡Es un mensaje que hace apología a la imagen de Satanás, y que guía a las personas hacia su camino!

A mí nadie me engaña. Soy católico, no estúpido. El color elegido para el traje, junto con las antenas, forman parte de un disfraz de diablo que tiene cuernos y color rojizo por pasar tanto tiempo en el caluroso infierno.

Pero eso no es todo. Para no caer fácilmente en el engaño, hay que comenzar por abrir la mente de los niños.

Eduqué a mis hijos correctamente. Soy de esos padres que se alejan de las ideas de mantener tabúes y esas cosas ocultas; yo a mis hijos les hablo con la verdad que esta vida católica me ha presentado en mi camino.

Cuando eran niños, les comenté algunas de las cosas con las que abrí este artículo. Quedó claro que sólo en Dios podrían confiar para pedir ayuda en las situaciones más difíciles de la vida, esas que se les presentarán cuando yo ya no esté en este mundo.

Parte de esa educación incluyó una dura crítica al rojo personaje de Chespirito. Les dije que ocultaba un mensaje terrorífico cubierto de aparente humor, y que debían luchar contra él. Es por eso que desde pequeños aprendieron a gritar «¡¡Dios!!» cada vez que escuchaban la pregunta que invocaba al bicho rojo con antenitas y cara de señor tonto que hace cosas que deberían darle vergüenza.

Mis niños comenzaron a crecer y el paso del tiempo los llevó a las casas de sus amigos. Muchos padres han llamado indignados para decirme que mis hijos estaban locos, y que Dios no entraría en sus casas. —No —le dije una vez a uno—; es mi hijo quien no volverá a entrar a ese lugar alejado de la fe que tú llamas casa.

Recuerdo que una vez llevé a mi hijo a la casa de Gonzalo, un amigo suyo que en aquel momento tenía sólo 9 años. Ambos estaban estudiando piano, pero sólo Gonzalo tenía uno, y lo compartía generosamente con mi pequeño.

Al llegar a la casa, nos recibió el padre. Le pedí que dejara pasar a mi hijo y le di unas monedas para pagar cualquier gasto que pudieran ocasionar los enanos; se negó a recibir mi dinero y me invitó a pasar para convidarme un poco de vino francés mientras me mostraba los avances en la restauración del viejo Ford de 1939 que había comprado su padre con mucho esfuerzo hacía años.

Gonzalo no era hijo único. Tenía más de un hermano. El Ford ocultaba más de un secreto en su oxidado y anticuado sistema de amortiguación.

Parte de esa manada de hermanos se encontraba cerca del piano, e insistía en molestar con el volumen de la TV. Dios habrá puesto en tu mente algunas imágenes de lo que podrían haber estado mirando esos hermanos. Sí, era el Chapulín Colorado.

Mi hijo tocaba bajo la supervisión de su amigo, que por cierto estaba bastante más avanzado en sus estudios por tener disponible el instrumento a todas horas (como sus padres, a quienes también les gustaba eso de tocar el instrumento).

Pero en un momento la música se detuvo, como si las líneas del pentagrama hubieran desaparecido. Había llegado el momento de pedirle ayuda al Chapulín, y mi hijo había oído todas las escenas. Saltó en menos de un segundo y esperó el final de la frase, que recibió al grito de “¡¡Dios!! ¡¡Dios podrá ayudarnos!!” por toda la casa.

Debo confesar que el vino francés me gustó mucho, y que pedí permiso para llenar mi copa más de una vez mientras él intentaba convencerme de que el coche era uno solo y que no necesitaba más bebida. Escuché los gritos de mi hijo y fui corriendo para ver qué pasaba. Fue tal mi indignación que rompí el televisor con la botella que tenía en mi mano, y también oriné sobre el piano al creer que ahí dentro podría estar oculto el Chapulín.

Mi amigo (si es que quedaba algo de esa amistad) me invitó amablemente a abandonar su casa con la promesa de que dejaría un recuerdo de cuarenta y cinco centésimas de pulgada de diámetro en lo más profundo de mi corazón si no lo hacía de inmediato. Obedecí la orden pero expresé mis quejas.

Esta anécdota prueba que en el lugar en que se recibe la imagen del Chapulín, la amistad se rompe y los amigos se separan.

Hoy a la tarde, luego de mucho esperar, ocurrió algo que quedará entre las más importantes noticias del año: Roberto Gómez Bolaños dejó este mundo. Sí, es para siempre. Dios lo llevó para que nuestros hijos respiren un aire más limpio en este mundo tan contaminado por el pecado.

¡Es hora de festejar, hermanos! ¡Debemos salir a la calle! Un arma con munición de fogueo, un nutrido grupo de hermanos cantantes y unas botellas de vino francés bastarán para hacer una ruidosa fiesta que será única.

¡¡GRACIAS, DIOS!! ¡¡GRACIAS POR DEJARNOS VIVIR EN PAZ!! ¡¡ESTOY SEGURO DE QUE ES OTRO MILAGRO DE FRANCISCO!! ¡¡GRACIAS, SEÑOR, TÚ ERES LA LUZ QUE ILUMINA ESTE MUNDO SUMIDO EN UNA NUBE DE CONTAMINACIÓN DE ATEÍSMO Y MALAS COSTUMBRES!!

Publicado en Dios, Milagros | 2 comentarios

Vandalismo ateo en la noche de Halloween argentina

Quizá nadie lo sepa, pero fueron pocas las personas que se enteraron de la partida del entonces Cardenal Bergoglio hacia tierras vaticanas en las vísperas del cónclave que se celebraría para elegir al papa número 266. No fue una noticia muy difundida en los medios. La información decía que Bergoglio viajaba para despedir a Ratzinger. Sólo unos pocos imaginaban que ya no volvería a su Buenos Aires querido. Pero había algo que a nadie se le había ocurrido imaginar.

Quienes sean lectores de este blog con una antigüedad de un año o más, podrán recordar una buena cantidad de hechos vandálicos perpetrados por las garras del ateísmo en el papaís. Si prestan atención y miran las fechas, podrán llegar a la conclusión de que todos esos hechos comenzaron a producirse con frecuencia después de la elección de Bergoglio como Francisco. Las personas inteligentes nos dimos cuenta de que estos ataques despiadados no eran otra cosa que una nueva manera de festejar que adoptaron los herejes cuando Bergoglio abandonó el país.

Hace años, a nadie se le habría ocurrido tocar una iglesia en Argentina. Hubo muchas cosas en el país del Papa, pero jamás una iglesia había sufrido daños considerables. Bombas, protestas con muertos y disturbios graves, manifestaciones con violencia… cuántas cosas, cuántas, pero jamás una iglesia había sido atacada. En años de presencia bergogliana, los herejes celebraban sus rituales satánicos en la privacidad de sus casas o en lugares alejados como fábricas o estaciones de ferrocarril abandonadas. Todo cambió con la partida del ahora Santo Padre: ya no se ocultan. Estas ratas actúan a cara descubierta ante la mirada atónita de toda la población que llora desconsoladamente por la perversidad de sus fechorías.

Siempre hay algún escéptico cuyos primeros pensamientos serán que hay tergiversación y opinión personal en un texto como este. No hay nada más alejado de la realidad. Los invito a recorrer el archivo de este blog. Si quieren, pueden leer todo lo que sucedió en 2013.

Ha vuelto a suceder, amigos. Si lo que acaban de leer en el archivo les parece grave y lamentable, prepárense para leer lo peor: hay una nueva iglesia que se suma a la extensa lista de lugares católicos atacados en los últimos meses.

Esta vez la salvajada tuvo lugar en la Parroquia de Fátima, en Olavarría, Buenos Aires. Un grupo de mentes primitivas entregadas a las órdenes de Satanás irrumpieron en el sagrado lugar durante la madrugada y provocaron destrozos. Los perversos inadaptados ingresaron rompiendo puertas y dieron rienda suelta a su ira y violencia cuando se encontraban en el interior del templo.

Nadie sabe con exactitud cuánto tiempo duró el ataque ni cuántos fueron; los vecinos se despertaron por los ruidos y lo único que pudieron hacer fue esconderse debajo de sus camas. Los resultados de los actos anticatólicos que se perpetraron allí dentro fueron fotografiados y hoy aparecen en distintos medios digitales. Si ya rezaron y están preparados para ver imágenes que harán brotas lágrimas de los ojos más machos, aquí tienen algunas.

Vecinos y autoridades hablaron con la prensa local y contaron cómo sucedió todo y qué hicieron los vándalos adentro. Primero ingresaron por el patio, donde rompieron la primera puerta que encontraron. Comenzaron su trabajo pagado con monedas calientes en el altar y fueron hacia la puerta de salida. Rompieron cuanta cosa encontraron: mesas, muebles, crucifijos, vidrios, bancos y libros. Luego de romper todo, provocaron un incendio que sólo un milagro de Dios evitó que acabara con todo.

No sólo disfrutaron de una fiesta antirreligiosa con profanación incluida: entre las cosas destrozadas, fueron halladas grandes manchas de sangre. Esto nos hace pensar que quizá disfrutaron de un ritual-banquete en el cual comieron ratones vivos.

Además de los salvajes destrozos, también pintaron frases y dibujaron bigotes a las imágenes de la Virgen. A un costado del altar se podía leer cosas como «Jesús, decime qué se siente ser clavado» o «Francisco LTA». Pero, sin lugar a dudas, lo que causó más indignación y enojo fue el mensaje de despedida que dejaron en el suelo: su hez.
Así es, hermanos. Estos delincuentes pasaron un momento de cuclillas en un lugar donde los católicos pasan momentos de rodillas.

Cuando los bomberos llegaron —afortunadamente a tiempo y con mucho tiempo para actuar— lo primero que hicieron fue quejarse por el olor. —Uh, che, qué baranda —dijo uno. Su compañero de mangueras le respondió: —Sí, parece que el ritual de estos herejes incluye un plato de milanesa napolitana de momia con puré de papas podridas.

Todo esto sucedió durante la noche de Halloween, una celebración de orígenes paganos que está relacionada con el satanismo. No es casualidad que esa celebración se instale con fuerza en países católicos; el diablo quiere ganar presencia en lugares de larga tradición católica.

La mejor manera de evitar este mal es educar a nuestros hijos, y hablar con nuestros amigos. Satanás tiende sus trampas y nosotros debemos aprender y enseñar a caminar con cuidado.

¡¡FUERA, SATANÁS, FUERA DE ARGENTINA!! ¿¿POR QUÉ NO TE LLEVAS A ESOS HEREJES AL INFIERNO Y FESTEJAS CON ELLOS?? ¡¡MALDITO BICHO ROJO, AMANTE DE LAS ALTAS TEMPERATURAS, MERECES SER ROCIADO CON AGUA BENDITA!!

 

Publicado en Herejes y herejías | 1 comentario

La mejor moto para los hombres católicos

¿Eres un macho católico que quiere cambiar su coche por una moto? ¿Aún no conoces la increíble sensación de libertad que sólo las dos ruedas te pueden dar? ¿Te gustaría sentir una refrescante brisa de aire fresco en los pelos de tu pecho mientras vas cabalgando tu poderoso caballo de metal?

Si lo único que puedes decir ante esas preguntas es sí, entonces no sufras más: cómprate una moto, hermano.

La mejor moto

Seguramente muchos se estarán preguntando si existe una moto ideal para los hombres como nosotros (de generosa corpulencia, alta densidad de vello corporal y voz de macho). La respuesta es, como imaginarán, sí.

¿Es una Harley-Davidson? ¿una Indian? ¿una Honda? ¿una Triumph? ¿una Ducati? Ninguno de esos nombres comerciales contiene la respuesta.

La moto más católica del mundo es la Royal Enfield Bullet Machismo 500. Así es hermanos, lo que acaban de leer es real: la moto se llama Machismo.

Es una moto especialmente diseñada para verdaderos machos. Mira el video y luego piensa cuánto mejoraría tu vida si tuvieras ese vehículo como medio de transporte diario para la ciudad.

¡Es una maravilla! Además de ser bella, potente y ágil, esta moto tiene historia. Royal Enfield es la única marca que ha fabricado motocicletas en el siglo XIX, XX, y también en el XXI. No hay otra fábrica con una trayectoria tan antigua en este mercado de las dos ruedas.

De más está decir que las mujeres tienen prohibido comprar o conducir esta moto. En realidad, para ser sincero, las mujeres deberían tener prohibido conducir cualquier cosa que tenga ruedas. Un simple monopatín bajo los pies de una mujer es más peligroso que un fusil automático en las manos de un chimpancé. Si quieres que algo que tiene ruedas sea un arma, sólo necesitas una mujer (y dos piernas rápidas para no ser víctima de la desgracia que pudiera ocurrir).

Si conoces otra moto tan católica como esta, te invito a publicar un comentario. Si tienes dudas acerca de este mundo de libertad en un solo par de ruedas, también puedes preguntar.

Publicado en Otros | Deja un comentario